Por mucho que a Captain Silva le haya dado por entonar un público mea culpa, fustigarse y arrastrar un madero camino del Gólgota, La Buhardilla es un cien por cien conformado por cuatro veinticincos porciento.

Perogrullada, tautología; lo sé. Pero así es La Buhardilla, el peor de los Esperpentos.

Cuando La Buhardilla falla, fallan los cuatro veinticos porciento. Eso es innegable, incuestionable, inamovible e innegociable.

Si yerra uno todos lo hacemos.

Porque entre los cuatro hacemos un cien por cien. La Buhardilla

Y no hay veinticinco por cierto más importante. Por mucho que (hablemos) nos riamos de eso.

Cada uno de nosotros sabe que es el veinticinco porciento MENOS importante de La Buhardilla. Lo verdaderamente importante es el otro setentaicinco porciento. El setentaicinco porciento MÁS IMPORTANTE de La Buhardilla...Los otros tres.

Reniego del anterior post porque TODOS somos responsables de lo que se dice en La Buhardilla. Y no estoy dispuesto a que un veinticinco porciento cargue con la culpas. Esto es cosa del cien por cien.

Porque hay que estar a las duras y a las maduras.